Sacerdotes rusos arrojan agua bendita para evitar que las personas beban y forniquen.



Algunos sacerdotes se elevaron por los cielos con la intención de salvar a sus semejantes y persuadirlos de robar beber y fornicar.

El método es algo inusual, se subieron a un avión y desde las alturas empezaron a arrojar agua bendita, para purificarlos.

Abordaron el avión con 70 litros de agua bendita, estaban  totalmente convencidos de que si se podía curar a estas personas con agua bendita.

Después de despegar de un campo de aviación cerca de la ciudad de Tver, los clérigos se ataron los arneses de seguridad, abrieron la puerta del avión y organizaron un servicio de oración antes de verter el agua bendita sobre la ciudad.

No está claro por qué optaron por salpicar exactamente 70 litros de agua bendita, pero algo es algo no!!!
Si estabas en Rusia y pensaste que te había cagado una paloma… Noooo… Era el padre Alexander Goryachev y su agua bendita.




Con tecnología de Blogger.